Devocionales

Devocionales

 

Versiculo de la Semana para Memorizar

“No imiten las conductas ni las costumbres de este mundo, más bien dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensar. Entonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena, agradable y perfecta”. Romanos 12:2 (NTV)


Lunes

Hay un par de versículos en Romanos 8 que a todos les gusta saltarse. Los versículos 29-30 dicen: “Porque a los que Dios conoció de antemano, también los predestinó a ser transformados según la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. A los que predestinó, también los llamó; a los que llamó, también los justificó; y a los que justificó, también los glorificó” (NVI).

¿Por qué nos saltamos estos versículos? Pienso que normalmente pensamos erróneamente en estos versículos. Pensamos en ellos de una manera personal y fatalista, como en: “Soy salvo porque era el plan de Dios para mí (personalmente); y esa persona de allí no se salva porque Dios no quería que lo fuera”. Cuando pensamos de esta manera, no solo estamos pensando erróneamente, creo que nos estamos perdiendo el objetivo del pasaje.

Creo que el énfasis de Pablo aquí es cómo vamos a ser, o en qué nos convertiremos, cuando nos convertimos en creyentes. ¡Nos volvemos como Jesús! Nos convertimos “conforme” a la imagen de Jesús; es decir, Dios nos mira y ve todo el potencial, toda la bondad, sí, ¡incluso la gloria que hay en Jesús! Esto no es posible debido a lo que somos, sino por lo que hizo Jesús. ¡Guau! ¿Ha considerado cómo Dios lo ve versus a cómo usted se ve?

Por Steve Hoye


Leer: 2 Corintios 5:21; Gálatas 3:26-4:7
Martes

Mientras miramos la palabra “pre” (predestinación), considere este versículo en Efesios 1:11: “...dado que estamos unidos a Cristo, hemos recibido una herencia de parte de Dios, porque él nos eligió de antemano y hace que todas las cosas resulten de acuerdo con su plan” (NTV).

El plan de Dios es darle una herencia. La forma en que funciona el plan—la forma en que fue “predestinado” a trabajar—es esta: el que recibe y cree en Jesús recibirá la herencia. Dios resolvió esto por adelantado, así el “pre” en predestinado. Lo resolvió antes de que el mundo, la tierra, incluso girara en el espacio. En Efesios 1:4 dice, “... antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” (NTV).

¿Cómo sabía Dios quiénes serían los santos e irreprensibles? Los que creen en Él (Jesús) son irreprensibles, es decir, declarados inocentes. La irreprensibilidad se deja caer sobre el creyente como un uniforme militar. Usted no está a la altura (no está en condiciones de vestir el uniforme), pero gracias a Cristo, es aceptado como parte de Su ejército.

A veces pienso que es un poco extraño que Él me haya atraído a este ejército suyo. Parece que hay mejores soldados por ahí. ¡Pero de hecho lo hizo! ¡Él lo eligió a usted también! Por improbable que parezca, este fue y es el plan de Dios, ¡y usted es parte de él!

Por Steve Hoye


Leer: Efesios 1:3-14; 1 Juan 3:1-2
Miercoles

A veces, cuando pasamos por un momento difícil, nos preguntamos si nuestra situación es la voluntad de Dios. ¿Es nuestra enfermedad o la pérdida de un ser querido realmente parte de Su plan? O podemos preguntarnos si hemos fallado de alguna manera para tener suficiente fe. O quizás estamos siendo castigados por algo.

Antes que nada, recordemos que vivimos en un mundo caído. Una vez que el pecado entró al mundo, el Jardín tuvo que ser cerrado y la corrupción se estableció. La enfermedad y la muerte ingresaron al mundo. Entonces, en cierto sentido la enfermedad y la tristeza en el mundo no es parte del plan perfecto de Dios, pero es el resultado del fracaso de la humanidad.

En segundo lugar, los problemas y dificultades a menudo son el resultado directo de nuestras acciones. ¿Le obligó Dios a hacer todos los cargos de esa tarjeta de crédito? ¿Lo hizo comer todos esos postres de mil calorías? ¿O alguno de esos otros malos hábitos o decisiones que lo metieron en la difícil situación a la que se enfrenta?

O tal vez tiene algo que quiere enseñarle a través de sus problemas. Muchas veces, Él podría usarnos—usar nuestras experiencias—para ayudar a otras personas. Si podemos resistir sin volvernos amargados o agrios, Él puede usarnos para ayudar a otros con situaciones similares.

¿Cómo lidias con las dificultades? ¿Los ven como oportunidades de aprendizaje, o retroceden, resienten a Dios, se quejan de sus problemas en todo momento? Considera cómo podría usarte a ti y a tu situación para alentar a alguien más.

Por Steve Hoye


Leer: 2 Corintios 1:3-4, 11:23-30
Jueves

En Levítico 8:8 leemos, “Moisés puso el pectoral sobre Aarón, y puso en el pectoral el Urim y el Tumim [los artículos sagrados que el sumo sacerdote usaba cuando buscaba la voluntad de Dios concerniente a la nación]” (NTV). En el pasado, el sacerdote consultaba el Urim y el Tumim (piedras tal vez similares a los dados) para encontrar la voluntad de Dios.

Pero Pablo nos dice que como creyentes, tenemos todo lo que necesitamos saber sobre la voluntad de Dios. En Hechos 20:27, él les dijo a los ancianos de la iglesia en Éfeso, “porque no me eché para atrás a la hora de declarar todo lo que Dios quiere que ustedes sepan” (NTV).

Muchas veces, he sabido cuál es la voluntad de Dios, pero he fallado. Sin embargo, en otras ocasiones, sinceramente busco conocer Su voluntad, pidiendo dirección o lo que Él quiere que haga en una situación. Me pregunto si está pensando: “Steve, no hiciste lo que claramente te dije que hicieras (o no hicieras) en esta otra situación. ¿Por qué debería darte una dirección especial ahora, cuando has sido tan desobediente antes?” Afortunadamente Dios ya sabía que yo me equivocaría. Es por eso que envió a Jesús a pagar la pena por mi pecado.

¿Está buscando seriamente complacer a Dios con todo lo que hace? ¿Es usted un ejemplo que brilla para Él en cada situación? Si ha recibido a Jesús como su Señor y Salvador, ya ha sido obediente en la decisión más importante que hará. Tal vez su próximo paso sea servirlo donde está, disfrutar de Su presencia y dar testimonio a los demás de Su amor.

Por Steve Hoye


Leer: Mateo 5:13-16; 2 Corintios 2:14-17
Viernes

Escuché un sermón no hace mucho tiempo en el que el pastor dijo que Dios no se trata de “hacer” sino de “terminar”. Por supuesto, Dios todavía está ocupado, preocupado y activo en Su creación. Pero en cierto sentido, seguro, Él ha terminado. ¡Jesús vino, murió por nuestros pecados y resucitó a la vida!

En Gálatas 1:4 leemos, “Jesucristo dio su vida por nuestros pecados para rescatarnos de este mundo malvado, según la voluntad de nuestro Dios y Padre” (NVI). Y en otra ocasión, en una carta a los efesios, Pablo les dijo: “Así que tengan cuidado de su manera de vivir. No vivan como necios, sino como sabios, aprovechando al máximo cada momento oportuno, porque los días son malos. Por tanto, no sean insensatos, sino entiendan cuál es la voluntad del Señor” Efesios 5:15-17 (NVI).

El plan de Dios es que todos sean salvos. Él envió a Jesús a tomar el castigo por nuestro pecado para que podamos ser perdonados y tener comunión con Él. ¡Lo está llamando para que le cuente a otros sobre Su amor y para que lo demuestre a través de su manera de vivir!

Por Steve Hoye


Leer: Gálatas 3:23-4:7; 1 Timoteo 2:1-6

NEW: Daily Devotions by email - Register here

Recursos Adicionales

 

Escuche el Mensaje de esta Semana

 

 

Devocionales VÍa Correo ElectrÓnico

 

Usted también puede recibir los Devocionales de The Cove diariamente en su correo electrónico:

 

Registrese ahora

 

 

Aprender mÁs

 

Contactenos para mas información

 

Access Your Group  |  Contact Us  |  Privacy  |  Give Online  |  Refund Policy  |  Espanol  |   Music

 

© Copyright The Cove Church 197 Langtree Rd Mooresville NC 28117