Devocionales

Devocionales

 

Versiculo de la Semana para Memorizar

“Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con todo tu ser y con toda tu mente”[a]—le respondió Jesús—. Este es el primero y el más importante de los mandamientos. El segundo se parece a este: “Ama a tu prójimo como a ti mismo.” (Mateo 22:37-39, NVI)


Lunes

Deuteronomio 6:5 (NVI) dice: “Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con todas tus fuerzas.” Más tarde, Jesús repite esto e incluso dice que es el mandamiento más importante de todos (Mateo 22: 37-38). Entonces, ¿cómo expresamos amor por Dios? Podemos decirle a Dios: "Te amo", podemos leer la Biblia y podemos cantarle alabanzas. Todas estas son buenas maneras, pero la Biblia nos da distintas acciones para mostrar nuestro amor a Dios, a través de la relación, la obediencia y la fidelidad.

¿Cómo puede realmente amar a alguien si realmente no lo conoce? Para amar a Dios con todo su corazón, toda su alma y todas sus fuerzas, primero debe establecer una relación con Él. Puede hacer esto leyendo la Biblia. Conocerá sus características y sus promesas. El tiempo de silencio y la oración también son excelentes maneras de conocer a Dios.

Una forma importante de mostrarle a Dios que lo amamos es a través de la obediencia. Deuteronomio 11: 1 (NVI) dice: "Amen al Señor su Dios y cumplan siempre sus ordenanzas, preceptos, normas y mandamientos.” No cambió en el Nuevo Testamento: "Si ustedes me aman, obedecerán mis mandamientos.” (Juan 14:15, NVI) Cuando era adolescente, odiaba seguir las reglas. Pensé que mis padres establecían reglas para evitar que me divirtiera. Poco sabía, las reglas fueron creadas por amor para proporcionar límites para mantenerme a salvo. Aprendí que, para mostrar amor y respeto a mis padres, tenía que seguir las reglas establecidas para mí. Dios es nuestro Padre celestial, entonces, ¿por qué esperaríamos alguna diferencia? Él sabe lo que es mejor para nosotros; Él nos creó. Para expresarle nuestro amor, debemos confiar en Él y obedecerle.

Otra forma de poner en acción nuestro amor por Dios es ser fieles. O amamos a Dios y nos quedamos con Él, o lo rechazamos. Él nunca nos dejará, pero debemos tener cuidado de nosotros no alejarnos de Él. Jesús ha sido referido como el Novio de la iglesia. Al igual que los votos matrimoniales, debemos ser fieles a Dios para bien o para mal, en riquezas y pobrezas, en la enfermedad y en la salud. Cuando las cosas se ponen difíciles en nuestras vidas, podemos expresar nuestro amor a Dios apoyándonos en Él y confiando en que Sus planes son para bien, a pesar de que no podamos verlo en el momento.

¿Cómo le expresa usted amor a Dios? ¿Tiene una relación con Él a través de la oración y el tiempo de silencio? ¿De qué maneras puede fortalecer su fe durante los tiempos difíciles? Dios lo ama a usted incondicionalmente y quiere que usted muestre su amor por Él.

Por: Denise Linton
Lea: Deuteronomio 6:5, 11:1; Mateo 22:37-38; Juan 14:15


Leer: Deuteronomio 6:5 (NVI) dice: “Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con todas tus fuerzas.” Más tarde, Jesús repite esto e incluso dice que es el mandamiento más importante de todos (Mateo 22: 37-38). Entonces, ¿cómo expresamos amor por Dios? Podemos decirle a Dios: "Te amo", podemos leer la Biblia y podemos cantarle alabanzas. Todas estas son buenas maneras, pero la Biblia nos da distintas acciones para mostrar nuestro amor a Dios, a través de la relación, la obediencia y la fidelidad.

¿Cómo puede realmente amar a alguien si realmente no lo conoce? Para amar a Dios con todo su corazón, toda su alma y todas sus fuerzas, primero debe establecer una relación con Él. Puede hacer esto leyendo la Biblia. Conocerá sus características y sus promesas. El tiempo de silencio y la oración también son excelentes maneras de conocer a Dios.

Una forma importante de mostrarle a Dios que lo amamos es a través de la obediencia. Deuteronomio 11: 1 (NVI) dice: "Amen al Señor su Dios y cumplan siempre sus ordenanzas, preceptos, normas y mandamientos.” No cambió en el Nuevo Testamento: "Si ustedes me aman, obedecerán mis mandamientos.” (Juan 14:15, NVI) Cuando era adolescente, odiaba seguir las reglas. Pensé que mis padres establecían reglas para evitar que me divirtiera. Poco sabía, las reglas fueron creadas por amor para proporcionar límites para mantenerme a salvo. Aprendí que, para mostrar amor y respeto a mis padres, tenía que seguir las reglas establecidas para mí. Dios es nuestro Padre celestial, entonces, ¿por qué esperaríamos alguna diferencia? Él sabe lo que es mejor para nosotros
; Él nos creó. Para expresarle nuestro amor, debemos confiar en Él y obedecerle.

Otra forma de poner en acción nuestro amor por Dios es ser fieles. O amamos a Dios y nos quedamos con Él, o lo rechazamos. Él nunca nos dejará, pero debemos tener cuidado de nosotros no alejarnos de Él. Jesús ha sido referido como el Novio de la iglesia. Al igual que los votos matrimoniales, debemos ser fieles a Dios para bien o para mal, en riquezas y pobrezas, en la enfermedad y en la salud. Cuando las cosas se ponen difíciles en nuestras vidas, podemos expresar nuestro amor a Dios apoyándonos en Él y confiando en que Sus planes son para bien, a pesar de que no podamos verlo en el momento.

¿Cómo le expresa usted amor a Dios? ¿Tiene una relación con Él a través de la oración y el tiempo de silencio? ¿De qué maneras puede fortalecer su fe durante los tiempos difíciles? Dios lo ama a usted incondicionalmente y quiere que usted muestre su amor por Él.

Por: Denise Linton
Lea: Deuteronomio 6:5, 11:1
; Mateo 22:37-38; Juan 14:15
Martes

La frase "ama a tu prójimo como a ti mismo" se usa ocho veces en toda la Biblia. Dios no solo lo repitió, lo hizo un mandamiento. Jesús nos dice en Marcos 12:31 que es el segundo mandamiento más importante. Note que Jesús no fue específico. No dijo: ame al prójimo que hace cosas buenas por usted, o ame al prójimo que tiene las mismas creencias, o al prójimo que se viste bien. Jesús dice "ama a tu prójimo", es decir, todas las personas con quienes usted entra en contacto

Yo, por mi parte, sé lo difícil que es amar a nuestro prójimo. De hecho, soy dueña de una camiseta que dice: "Solía ser una persona sociable hasta que la gente me lo arruinó.” Es difícil amar al jefe que continúa reprendiéndolo o que se toma el crédito por el trabajo que usted hace. Es difícil amar al chico vecino de al lado que se queja de que sus perros ladran, a pesar de que ni siquiera tiene un perro. Es difícil amar al mesero grosero en su restaurante favorito. Pero Jesús le da prioridad al amor sobre todas las demás virtudes cristianas. Puede ir a la iglesia todas las semanas, puede leer su Biblia, puede estar en un equipo de servicio. Todo no significa nada si no se filtra a través del amor. La Biblia nos dice: “Si alguien dice: 'Amo a Dios’ y odia a su hermano, él es un mentiroso; porque el que no ama a su hermano a quien ha visto no puede amar a Dios a quien no ha visto.” (1 Juan 4:20, NVI)

¿Por qué es importante para nosotros amar a nuestro prójimo, especialmente a aquellos que son difíciles de amar? Porque ese tipo de amor solo puede venir de Dios. En 1 Juan 4: 7-8, Juan afirma que donde quiera que esté presente la vida de Dios, se encuentra este tipo de amor. Si no se encuentra ese tipo de amor, la vida de Dios no está presente.

¿Cómo parece amar a su prójimo? Una forma es tener en cuenta la humanidad de las personas. En nuestra sociedad actual, nos ofendemos rápidamente. Cuando alguien es grosero con nosotros, nuestro primer instinto es ser grosero también con esa persona. Pueden tener una razón por la que fueron groseros, o tal vez solo están siendo humanos. Al hacer concesiones y reemplazar la ofensa por amor, usted podría ser la única luz positiva que reciben ese día. Amar a su prójimo también significa mostrar compasión. En la historia de El buen samaritano (Lucas 10:25-37), el hombre que tenía un corazón compasivo fue el que vio una necesidad e hizo todo lo que pudo para ayudar, aunque le costó tiempo y dinero. Muchas veces, somos como los primeros dos hombres en la parábola, estamos demasiado ocupados para ayudar, o creemos que alguien más intervendrá. Un corazón compasivo pondrá a los demás primero. 

¿Quién en su vida es difícil de amar? ¿Qué concesiones puedes hacer por ellos en lugar de ofenderse? ¿Tiene un corazón compasivo o ha estado demasiado ocupado para detenerse parar y ayudar?

Por: Denise Linton
Lead: 1 Corintios 13:1-3; 1 Juan 4:7-12; 20; Marcos 12:31


Leer: La frase "ama a tu prójimo como a ti mismo" se usa ocho veces en toda la Biblia. Dios no solo lo repitió, lo hizo un mandamiento. Jesús nos dice en Marcos 12:31 que es el segundo mandamiento más importante. Note que Jesús no fue específico. No dijo: ame al prójimo que hace cosas buenas por usted, o ame al prójimo que tiene las mismas creencias, o al prójimo que se viste bien. Jesús dice "ama a tu prójimo", es decir, todas las personas con quienes usted entra en contacto

Yo, por mi parte, sé lo difícil que es amar a nuestro prójimo. De hecho, soy dueña de una camiseta que dice: "Solía ser una persona sociable hasta que la gente me lo arruinó.” Es difícil amar al jefe que continúa reprendiéndolo o que se toma el crédito por el trabajo que usted hace. Es difícil amar al chico vecino de al lado que se queja de que sus perros ladran, a pesar de que ni siquiera tiene un perro. Es difícil amar al mesero grosero en su restaurante favorito. Pero Jesús le da prioridad al amor sobre todas las demás virtudes cristianas. Puede ir a la iglesia todas las semanas, puede leer su Biblia, puede estar en un equipo de servicio. Todo no significa nada si no se filtra a través del amor. La Biblia nos dice: “Si alguien dice: 'Amo a Dios’ y odia a su hermano, él es un mentiroso
; porque el que no ama a su hermano a quien ha visto no puede amar a Dios a quien no ha visto.” (1 Juan 4:20, NVI)

¿Por qué es importante para nosotros amar a nuestro prójimo, especialmente a aquellos que son difíciles de amar? Porque ese tipo de amor solo puede venir de Dios. En 1 Juan 4: 7-8, Juan afirma que donde quiera que esté presente la vida de Dios, se encuentra este tipo de amor. Si no se encuentra ese tipo de amor, la vida de Dios no está presente.

¿Cómo parece amar a su prójimo? Una forma es tener en cuenta la humanidad de las personas. En nuestra sociedad actual, nos ofendemos rápidamente. Cuando alguien es grosero con nosotros, nuestro primer instinto es ser grosero también con esa persona. Pueden tener una razón por la que fueron groseros, o tal vez solo están siendo humanos. Al hacer concesiones y reemplazar la ofensa por amor, usted podría ser la única luz positiva que reciben ese día. Amar a su prójimo también significa mostrar compasión. En la historia de El buen samaritano (Lucas 10:25-37), el hombre que tenía un corazón compasivo fue el que vio una necesidad e hizo todo lo que pudo para ayudar, aunque le costó tiempo y dinero. Muchas veces, somos como los primeros dos hombres en la parábola, estamos demasiado ocupados para ayudar, o creemos que alguien más intervendrá. Un corazón compasivo pondrá a los demás primero. 
;

¿Quién en su vida es difícil de amar? ¿Qué concesiones puedes hacer por ellos en lugar de ofenderse? ¿Tiene un corazón compasivo o ha estado demasiado ocupado para detenerse parar y ayudar?

Por: Denise Linton
Lead: 1 Corintios 13:1-3
; 1 Juan 4:7-12; 20; Marcos 12:31
Miercoles

En el Nuevo Testamento, Jesús nos dice que el segundo mandamiento más importante es: "Ama a tu prójimo como a ti mismo”. (Marcos 12: 30-31, NVI) Al leer esta escritura, se destaca el “ama a tu prójimo,” pero creo que la mayoría de nosotros no notamos la importancia de la segunda parte, que dice “como a ti mismo”. Cómo amamos a nuestro prójimo depende de cómo nos amamos a nosotros mismos. Si no se ama ni se respeta a si mismo, ¿cómo puede amar a los demás? De hecho, ¿cómo puede amar a Dios con todo su corazón, toda su alma y toda su mente cuando no puede amar a su creación más preciada: ¡USTED Mismo!

Con el mundo que nos rodea, es fácil caer en la trampa de no amarnos o respetarnos a nosotros mismos. Puede ser porque ha experimentado fallas personales en su pasado, o tal vez es porque está atravesando fallas en este momento de su vida. Tal vez has sido criticado o incluso abusado por otros. Puede ser que otros aún no lo acepten. Satanás se aprovecha de nuestras inseguridades y fracasos. Él quiere que crea las mentiras de este mundo porque no quiere que se ame a sí mismo. Cuando se ama y se respeta, tiene lo que necesita para amar a los demás y seguir el mandamiento de Dios.

Pablo escribe en Romanos 12: 2 (NVI), "No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta”. Pablo nos dice que no cedamos a lo que el mundo dice de nosotros, sino que renovemos nuestras mentes. Para recordarnos a nosotros mismos que estamos hechos creación admirable y de manera maravillosa, somos amados por Dios y somos perfectos en Sus ojos a través de Jesucristo.

No es fácil dejar ir los pensamientos negativos. Se necesita una renovación diaria de nuestras mentes. A través de las Escrituras, la oración y el tiempo de silencio. Otra forma de recordarse que es digno de amor y respeto es hacer una lista de todas las cosas maravillosas que Dios dice sobre usted en las Escrituras y agregarlas diariamente. Primero, comience con: "Dios me ama”.

Por: Denise Linton
Lea: Marcos 12:30-31; Romanos 12:2; Salmos 139:14


Leer: En el Nuevo Testamento, Jesús nos dice que el segundo mandamiento más importante es: "Ama a tu prójimo como a ti mismo”. (Marcos 12: 30-31, NVI) Al leer esta escritura, se destaca el “ama a tu prójimo,” pero creo que la mayoría de nosotros no notamos la importancia de la segunda parte, que dice “como a ti mismo”. Cómo amamos a nuestro prójimo depende de cómo nos amamos a nosotros mismos. Si no se ama ni se respeta a si mismo, ¿cómo puede amar a los demás? De hecho, ¿cómo puede amar a Dios con todo su corazón, toda su alma y toda su mente cuando no puede amar a su creación más preciada: ¡USTED Mismo!

Con el mundo que nos rodea, es fácil caer en la trampa de no amarnos o respetarnos a nosotros mismos. Puede ser porque ha experimentado fallas personales en su pasado, o tal vez es porque está atravesando fallas en este momento de su vida. Tal vez has sido criticado o incluso abusado por otros. Puede ser que otros aún no lo acepten. Satanás se aprovecha de nuestras inseguridades y fracasos. Él quiere que crea las mentiras de este mundo porque no quiere que se ame a sí mismo. Cuando se ama y se respeta, tiene lo que necesita para amar a los demás y seguir el mandamiento de Dios.

Pablo escribe en Romanos 12: 2 (NVI), "No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta”. Pablo nos dice que no cedamos a lo que el mundo dice de nosotros, sino que renovemos nuestras mentes. Para recordarnos a nosotros mismos que estamos hechos creación admirable y de manera maravillosa, somos amados por Dios y somos perfectos en Sus ojos a través de Jesucristo.

No es fácil dejar ir los pensamientos negativos. Se necesita una renovación diaria de nuestras mentes. A través de las Escrituras, la oración y el tiempo de silencio. Otra forma de recordarse que es digno de amor y respeto es hacer una lista de todas las cosas maravillosas que Dios dice sobre usted en las Escrituras y agregarlas diariamente. Primero, comience con: "Dios me ama”.

Por: Denise Linton
Lea: Marcos 12:30-31
; Romanos 12:2; Salmos 139:14
Jueves

Hemos hablado de amar a Dios, amar a nuestro prójimo y amarnos a nosotros mismos, y el mejor lugar para practicar amar a los demás es en casa. Las familias generalmente comienzan en amor. Un hombre y una mujer se enamoran, se casan y de su amor vienen hijos. Dios estableció a la familia como la primera de todas las relaciones humanas. Sin embargo, a lo largo de la historia, las familias han experimentado conflictos y quebrantamientos. En la primera familia, el primer hijo de Adán y Eva, Caín, mató a su hermano. La familia de David experimentó violación, asesinato, adulterio y engaño.

Desafortunadamente, quebrantamiento en la familia no ha cambiado. No es fácil amar a las personas con las que vive y a las personas más cercanas a usted. Si su familia está destrozada o si desea fortalecer a su familia aún más, hay esperanza. Dios nos ha dado guías para amar a nuestras familias.

En 1 Corintios 13: 4-6, Pablo nos dice la definición de amor: "El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor. El amor no se deleita en la maldad, sino que se regocija con la verdad”. Muchos de nosotros hemos escuchado esta escritura antes o incluso la hemos visto en decoraciones en la tienda o colgada en una pared de la casa. ¿Pero no tomamos el tiempo para realmente captar esto y practicarlo en nuestras familias?

El amor valora a la otra persona. Cuando valoramos a otra persona, es mucho más fácil ser paciente y amable, no celoso ni orgulloso. El amor tiene un interés activo en el bienestar de los demás. Estas pueden ser palabras alentadoras, dejando de lado las cosas que nos quitan la atención y enfocándonos en nuestro cónyuge o hijos. Realmente escúchelos contarle sobre su día, sus miedos o sus metas. Recuerde lo que han dicho. Reserve tiempo individual y considere organizar una noche de "cita" con ellos.

El amor es ser vulnerable a los demás. En otras palabras, el amor es abrir su vida a otra persona. Rompe las barreras y expone el corazón. Amor significa poder admitir cuando está equivocado, compartir lo que más teme y no guardar secretos porque tiene miedo de lo que pensarán su cónyuge o hijos. Cuando haya perdido el temperamento, regrese y admita que se equivocó y disculpase, sin importar de quién fue la culpa.

El amor conlleva un costo. Juan 15:13 (NVI) dice, "Nadie tiene amor más grande que el dar la vida por sus amigos.” y 1 Juan 3:16 dice: "En esto conocemos lo que es el amor: en que Jesucristo entregó su vida por nosotros ...” Hay casos en los que alguien ha dado su vida por su familia. Pero dar su vida es más que la muerte física. Es renunciar a sus deseos, o lo que es más fácil para usted, y poner a otra persona primero.

He tenido el privilegio de ser testigo de la definición de amor de Pablo en acción. Mis padres han estado casados por 64 años. Es mucho tiempo para practicar amar a alguien. Mi madre ha estado en el hospital y luego en el centro de enfermería especializada durante las últimas semanas. Todos los días mi padre camina los 15 minutos desde su centro de asistencia hasta el centro de enfermería para estar con mi madre. Durante ocho horas al día, cada día, él se sienta en su cama sosteniendo su mano, hablando en voz baja a veces y dando palabras de aliento. Durante las primeras semanas, no pudo mantener ninguna conversación. En vez, ella se acostaba tranquilamente o dormía durante todo el día. Cada fin de semana, cuando voy a Florida para verlos, tengo diferentes enfermeras que me dicen: “Nunca había visto tanto amor y devoción como la que he visto entre sus padres. Su padre es muy paciente y bondadoso”. El amor nunca se rinde, nunca pierde la fe, siempre tiene esperanza y perdura en todas las circunstancias. (1 Corintios 13: 7, NTV)

¿Qué dirían los demás sobre cómo ama usted a su familia? ¿Podrían reconocer la definición de amor a través de sus acciones? ¿En qué área necesita aumentar su amor?

Por: Denise Linton
Lea: 1 Corintios 13:4-7; 1 John 3:16; John 15:13


Leer: Hemos hablado de amar a Dios, amar a nuestro prójimo y amarnos a nosotros mismos, y el mejor lugar para practicar amar a los demás es en casa. Las familias generalmente comienzan en amor. Un hombre y una mujer se enamoran, se casan y de su amor vienen hijos. Dios estableció a la familia como la primera de todas las relaciones humanas. Sin embargo, a lo largo de la historia, las familias han experimentado conflictos y quebrantamientos. En la primera familia, el primer hijo de Adán y Eva, Caín, mató a su hermano. La familia de David experimentó violación, asesinato, adulterio y engaño.

Desafortunadamente, quebrantamiento en la familia no ha cambiado. No es fácil amar a las personas con las que vive y a las personas más cercanas a usted. Si su familia está destrozada o si desea fortalecer a su familia aún más, hay esperanza. Dios nos ha dado guías para amar a nuestras familias.

En 1 Corintios 13: 4-6, Pablo nos dice la definición de amor: "El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor. El amor no se deleita en la maldad, sino que se regocija con la verdad”. Muchos de nosotros hemos escuchado esta escritura antes o incluso la hemos visto en decoraciones en la tienda o colgada en una pared de la casa. ¿Pero no tomamos el tiempo para realmente captar esto y practicarlo en nuestras familias?

El amor valora a la otra persona. Cuando valoramos a otra persona, es mucho más fácil ser paciente y amable, no celoso ni orgulloso. El amor tiene un interés activo en el bienestar de los demás. Estas pueden ser palabras alentadoras, dejando de lado las cosas que nos quitan la atención y enfocándonos en nuestro cónyuge o hijos. Realmente escúchelos contarle sobre su día, sus miedos o sus metas. Recuerde lo que han dicho. Reserve tiempo individual y considere organizar una noche de "cita" con ellos.

El amor es ser vulnerable a los demás. En otras palabras, el amor es abrir su vida a otra persona. Rompe las barreras y expone el corazón. Amor significa poder admitir cuando está equivocado, compartir lo que más teme y no guardar secretos porque tiene miedo de lo que pensarán su cónyuge o hijos. Cuando haya perdido el temperamento, regrese y admita que se equivocó y disculpase, sin importar de quién fue la culpa.

El amor conlleva un costo. Juan 15:13 (NVI) dice, "Nadie tiene amor más grande que el dar la vida por sus amigos.” y 1 Juan 3:16 dice: "En esto conocemos lo que es el amor: en que Jesucristo entregó su vida por nosotros ...” Hay casos en los que alguien ha dado su vida por su familia. Pero dar su vida es más que la muerte física. Es renunciar a sus deseos, o lo que es más fácil para usted, y poner a otra persona primero.

He tenido el privilegio de ser testigo de la definición de amor de Pablo en acción. Mis padres han estado casados por 64 años. Es mucho tiempo para practicar amar a alguien. Mi madre ha estado en el hospital y luego en el centro de enfermería especializada durante las últimas semanas. Todos los días mi padre camina los 15 minutos desde su centro de asistencia hasta el centro de enfermería para estar con mi madre. Durante ocho horas al día, cada día, él se sienta en su cama sosteniendo su mano, hablando en voz baja a veces y dando palabras de aliento. Durante las primeras semanas, no pudo mantener ninguna conversación. En vez, ella se acostaba tranquilamente o dormía durante todo el día. Cada fin de semana, cuando voy a Florida para verlos, tengo diferentes enfermeras que me dicen: “Nunca había visto tanto amor y devoción como la que he visto entre sus padres. Su padre es muy paciente y bondadoso”. El amor nunca se rinde, nunca pierde la fe, siempre tiene esperanza y perdura en todas las circunstancias. (1 Corintios 13: 7, NTV)

¿Qué dirían los demás sobre cómo ama usted a su familia? ¿Podrían reconocer la definición de amor a través de sus acciones? ¿En qué área necesita aumentar su amor?

Por: Denise Linton
Lea: 1 Corintios 13:4-7
; 1 John 3:16; John 15:13
Viernes

¿Alguna vez ha admirado a alguien y quiso ser como él/ella? ¿Quién es esa persona para usted? La Biblia nos dice que debemos ser más como Jesús, y la forma de hacerlo es a través del amor. Pablo nos dice en Efesios 5: 1-2 (NVI), “Por tanto, imiten a Dios, como hijos muy amados, y lleven una vida de amor, así como Cristo nos amó y se entregó por nosotros como ofrenda y sacrificio fragante para Dios”. La noche antes de ser crucificado, Jesús les dijo a sus discípulos que si querían que la gente supiera que eran seguidores de Jesucristo, necesitaban amar como Él: "De este modo todos sabrán que son mis discípulos, si se aman los unos a los otros”. (Juan 13:35, NVI)

Cuando nosotros, como cristianos, amamos a los demás, somos imitadores de Dios y permitimos a quienes no lo conocen la oportunidad de sentir el amor de Dios a través de nosotros. Escuchamos todo el tiempo que el amor es una palabra para describir un sentimiento o una emoción. Se ha convertido en una palabra diluida que usamos para describir todo. Amo a las Panteras de Carolina, amo los globos de aire caliente o amo mi auto nuevo.

Jesús no solo les dijo a todos que los amaba, sino que puso el amor en acción. Sanó a los enfermos, alimentó a los pobres y mostró compasión por aquellos que habían sido expulsados de la sociedad y aquellos que estaban sufriendo daños espirituales y emocionales. La última acción del amor fue dar su vida en la cruz para que pudiéramos pasar la eternidad con Dios nuestro Padre. En Juan 13:35, Jesús nos dice la importancia de la acción del amor. Le mostrará al mundo que usted es su discípulo. El amor que muestra puede ser la diferencia en la vida de alguien o incluso en la eternidad de alguien.

Cuando comencé a servir en Cove Students hace varios años, tuve que pasar por una entrevista con el Director del Ministerio de Estudiantes, Will. En este punto de mi vida, era creyente pero no seguidor. Ni siquiera conocía a este muchacho, pero por alguna razón que no entiendo, me puse a llorar en esta entrevista y compartí, por primera vez con alguien, que estaba enojada con el mundo y con Dios. Me sentía decepcionada y olvidada por muchas personas, y me había estado aislando desde que mi esposo murió cinco años antes.

Will me sugirió que visitara uno de los Grupos de Atención en The Cove. Aunque realmente no quería ir, acepté. El primer martes por la noche me senté en el estacionamiento e intenté encontrar todas las excusas para no entrar. Pero había dado mi palabra de que lo intentaría. Cuando entré en el edificio, vi a Will sentado junto a la chimenea esperándome. Me dio un abrazo rápido y algunas palabras de aliento, luego se fue. Estuve bien durante unos cinco minutos, luego me invadió el miedo y decidí que no era algo que podía hacer, y comencé a caminar hacia la salida. Fue entonces cuando recibí un mensaje de texto de Will que decía: "Estoy orando por usted en este momento y puede hacer esto”. Recuerdo haber pensado para mí mismo: “Debes estar bromeando. ¿Quién muestra tanto amor y compasión por alguien que solo conocen por una hora de entrevista?” ¿Quién hace esto? Alguien que quiere imitar el amor de Dios.

Puede parecer un pequeño acto de amabilidad, pero fue ese encuentro de amor lo que abrió mi corazón a Dios. Sabía que quería ese tipo de fe y amor. Yo también quería ser como Jesús.

¿Cuándo fue la última vez que fue un imitador de Dios y le mostro amor a los que no son amables? ¿Amado a alguien a través de palabras de aliento o simplemente estar allí para escuchar? ¿A quién le puede presentar a Jesús a través de la acción de amor esta semana?

Por: Denise Linton
Lea: Juan 13:31-35; Efesios 5:1-2


Leer: ¿Alguna vez ha admirado a alguien y quiso ser como él/ella? ¿Quién es esa persona para usted? La Biblia nos dice que debemos ser más como Jesús, y la forma de hacerlo es a través del amor. Pablo nos dice en Efesios 5: 1-2 (NVI), “Por tanto, imiten a Dios, como hijos muy amados, y lleven una vida de amor, así como Cristo nos amó y se entregó por nosotros como ofrenda y sacrificio fragante para Dios”. La noche antes de ser crucificado, Jesús les dijo a sus discípulos que si querían que la gente supiera que eran seguidores de Jesucristo, necesitaban amar como Él: "De este modo todos sabrán que son mis discípulos, si se aman los unos a los otros”. (Juan 13:35, NVI)

Cuando nosotros, como cristianos, amamos a los demás, somos imitadores de Dios y permitimos a quienes no lo conocen la oportunidad de sentir el amor de Dios a través de nosotros. Escuchamos todo el tiempo que el amor es una palabra para describir un sentimiento o una emoción. Se ha convertido en una palabra diluida que usamos para describir todo. Amo a las Panteras de Carolina, amo los globos de aire caliente o amo mi auto nuevo.

Jesús no solo les dijo a todos que los amaba, sino que puso el amor en acción. Sanó a los enfermos, alimentó a los pobres y mostró compasión por aquellos que habían sido expulsados de la sociedad y aquellos que estaban sufriendo daños espirituales y emocionales. La última acción del amor fue dar su vida en la cruz para que pudiéramos pasar la eternidad con Dios nuestro Padre. En Juan 13:35, Jesús nos dice la importancia de la acción del amor. Le mostrará al mundo que usted es su discípulo. El amor que muestra puede ser la diferencia en la vida de alguien o incluso en la eternidad de alguien.

Cuando comencé a servir en Cove Students hace varios años, tuve que pasar por una entrevista con el Director del Ministerio de Estudiantes, Will. En este punto de mi vida, era creyente pero no seguidor. Ni siquiera conocía a este muchacho, pero por alguna razón que no entiendo, me puse a llorar en esta entrevista y compartí, por primera vez con alguien, que estaba enojada con el mundo y con Dios. Me sentía decepcionada y olvidada por muchas personas, y me había estado aislando desde que mi esposo murió cinco años antes.

Will me sugirió que visitara uno de los Grupos de Atención en The Cove. Aunque realmente no quería ir, acepté. El primer martes por la noche me senté en el estacionamiento e intenté encontrar todas las excusas para no entrar. Pero había dado mi palabra de que lo intentaría. Cuando entré en el edificio, vi a Will sentado junto a la chimenea esperándome. Me dio un abrazo rápido y algunas palabras de aliento, luego se fue. Estuve bien durante unos cinco minutos, luego me invadió el miedo y decidí que no era algo que podía hacer, y comencé a caminar hacia la salida. Fue entonces cuando recibí un mensaje de texto de Will que decía: "Estoy orando por usted en este momento y puede hacer esto”. Recuerdo haber pensado para mí mismo: “Debes estar bromeando. ¿Quién muestra tanto amor y compasión por alguien que solo conocen por una hora de entrevista?” ¿Quién hace esto? Alguien que quiere imitar el amor de Dios.

Puede parecer un pequeño acto de amabilidad, pero fue ese encuentro de amor lo que abrió mi corazón a Dios. Sabía que quería ese tipo de fe y amor. Yo también quería ser como Jesús.

¿Cuándo fue la última vez que fue un imitador de Dios y le mostro amor a los que no son amables? ¿Amado a alguien a través de palabras de aliento o simplemente estar allí para escuchar? ¿A quién le puede presentar a Jesús a través de la acción de amor esta semana?

Por: Denise Linton
Lea: Juan 13:31-35
; Efesios 5:1-2

 

NUEVO: Devocionales Diarios por correo electronico. - Registrese aqui.

Recursos Adicionales

 

Escuche el Mensaje de esta Semana

 

 

Devocionales Vía Correo Electrónico: Usted también puede recibir los Devocionales de The Cove diariamente en su correo electrónico:

 

Registrese ahora

 

 

Aprender más:

Contactenos para mas información

 

Access Your Group  |  Contact Us  |  Privacy  |  Give Online  |  Refund Policy  |  Espanol  |   Music

 

© Copyright The Cove Church 197 Langtree Rd Mooresville NC 28117